La crisis de la mediana edad suele ser una crisis por aburrimiento

aburrimientoMuchas personas descubren su pasión a mitad de la vida: aquello que les mueve desde su autenticidad y les permite dar lo mejor de sí mismos. Con frecuencia se llega a este descubrimiento por hastío. La crisis de la mediana edad suele ser una crisis por aburrimiento. Después de 20 años haciendo lo mismo, te das cuenta de que no estás aprendiendo, ni encontrando satisfacción en lo que haces,  que ya no hay disfrute. Te complace la cantidad de conocimiento acumulado y te halaga un buen número de etiquetas adquiridas que describen tu trayectoria profesional y que hacen que los headhunter se fijen en ti y te llamen haciéndote alguna propuesta. No es fácil gestionar tu carrera en ese momento.

En primer lugar, puedes escuchar la “atractiva” oferta de trabajo, que casi siempre va a ser en el sector y en la especialización en la cual ya te estás desempeñando. “Un cambio de aires me puede ir bien” piensas. Sin embargo, si no hay desafío en el nuevo puesto, esto es, nuevas competencias que adquirir, más que nuevos objetivos, por ejemplo derivadas de un ascenso, un cambio de área de especialización, o una nueva zona geográfica, en pocos meses volverás a tus rutinas. Habrás cambiado la ubicación de tu empresa y de compañeros pero el contenido del trabajo será el mismo. Mismos desafíos, mismas rutinas, mismos resultados, mismo estado mental.

Los hay más atrevid@s, que inician una nueva etapa por su cuenta, que dan el gran salto al emprendimiento. Tienen una visión y quieren probarse si serán capaces de hacerla realidad. A menudo las circunstancias externas ayudan a dar el último empujón: los hijos se van de casa y dejan de ser una carga financiera; una ruptura de su matrimonio les da el impulso para liarse la manta a la cabeza y encontrar el coraje para hacer, de una vez por todas, realidad sus sueños.

Otr@s, sin embargo, son más cautelosos y continúan su labor de “funcionariado” en la empresa privada para buscarse alguna actividad más estimulante fuera del trabajo, una actividad paralela, generalmente en una organización sin ánimo de lucro.

En cualquiera de los casos, y habrá muchas otras situaciones, debemos prepararnos con antelación a este día donde la vida nos pida que nos “reinventemos”. Hoy en día, la esperanza de vida y la dinámica del sistema de pensiones hacen que tengamos que prolongar nuestra vida laboral. A ello hay que sumar que los sectores de actividad son cada vez más dinámicos y que, si nos quedamos mucho tiempo en el lugar equivocado, podemos convertirnos en empleados jóvenes, pero con conocimientos obsoletos. Como consecuencia de ello, necesitamos un plan B y desarrollar tempranamente un segundo interés importante para garantizar nuestra empleabilidad y, sobre todo, para mejorar nuestra felicidad personal.

En esta búsqueda de autorrealización, haremos bien en escucharnos y adquirir autoconocimiento para no equivocarnos en nuestras elecciones. Sabremos que hemos encontrado nuestro lugar en el mundo allí donde confluyen nuestros deseos, necesidades, talentos y pasiones, y donde encontramos nuestra vocación, donde nos sentimos realizados, somos nosotros mismos, actuamos desde nuestra autenticidad y damos lo mejor de nosotros. El resultado inmediato de encontrar este lugar consiste en abrir la posibilidad de poder contribuir, hacer una diferencia y ser alguien. La gestión personal empieza con el liderazgo de uno mismo: tomar conciencia de quién es y hacia donde uno se quiere proyectar.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin
Carlos Caro

Carlos Caro

Como promotor de esta web persigo el objetivo de contribuir a que en este mundo haya más ventas, más clientes satisfechos, vendedores más capacitados y motivados, y empleados mejor dirigidos. Titulado en Administración y Dirección de Empresas por la Fachhochschule Münster (Alemania) y MBA por la Universidad Politécnica de Madrid, he trabajado más de 13 años como Director General de Organizaciones de Ventas. En la actualidad, en diferentes roles como escritor, formador, consultor, consejero, directivo o como inversor ayudo a empresas a implantar procesos comerciales excelentes para incrementar sus ventas y a fomentar una cultura comercial profesional.

¿Te ha gustado el artículo?
Recibe los mejores artículos de ventas y recursos gratuitos en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *